Carta de Begoña a la futura residente opositora en Madrid