Somos Dominicas de la Anunciata

• IDEARIO •

Dominicas de la Anunciata

• RESIDENCIA •

NUESTRA MISIÓN

Nuestros Colegios Mayores y Residencias Universitarias se definen como centros confesionales católicos que participan de la misión apostólica de la Iglesia de acuerdo con el espíritu y la voluntad de nuestro Fundador P. Francisco Coll: “Anunciar el Mensaje de Salvación a todos, especialmente a la niñez y juventud”.

Las Dominicas de la Anunciata, fieles al Evangelio y desde nuestra identidad dominicana, hacemos de nuestros centros lugares de promoción humana y de evangelización, y manifestamos el compromiso de servicio a la Iglesia y a la sociedad, insertas en la cultura de nuestro tiempo y en la realidad social que nos toca vivir.

Nuestra acción se inspira en una concepción cristiana de la persona, de la vida y del mundo, que respeta la pluralidad de las estudiantes y las motiva a abrirse libremente a Jesucristo y a los valores del Evangelio, y a ser agentes de cambio en la sociedad.

Nuestros Colegios Mayores y Residencias Universitarias reciben y atienden a jóvenes proporcionándoles un ambiente de acogida y de respeto que les ayude a la maduración personal, les facilite las relaciones interpersonales, les dé la posibilidad de vivir y compartir la fe y les impulse al compromiso social.

QUÉ PRETENDEMOS

 

Configurar el Colegio Mayor y la Residencia Universitaria, como una familia donde se dé un ambiente de compañerismo y respeto que favorezca la buena convivencia, el estudio, la atención personal y la formación humana y espiritual.

Presentar a María en la Anunciación como modelo generoso de donación y entrega.

Adaptar nuestros centros a las situaciones cambiantes de los planes universitarios de estudio que se vayan sucediendo.

Hacer de nuestros Colegios Mayores y Residencias Universitarias lugares donde se proporcione espacios, encuentros, diálogos, conferencias,… en los que:

1. El estudio constituya la primera obligación de toda estudiante.
2. Descubran valores humanos y evangélicos que enriquezcan su vida personal y profesional.
3. Se favorezca y potencie la convivencia y la relación personal y grupal.
4. Se abran a la posibilidad de compartir su tiempo en actividades socioculturales.
5. Puedan adquirir una visión crítica de la realidad y el recto juicio sobre las personas y acontecimientos.
6. Se estimule la capacidad de encontrar sentido a su vida en el servicio y en el compromiso social de forma solidaria que le lleve a obrar en justicia.
7. Se hagan presentes y potencien los valores evangélicos y los específicos de nuestra identidad de Dominicas de la Anunciata que lleven a compartir y celebrar la fe.
8. Descubran y valoren la riqueza de la pluriculturalidad, aceptando y respetando a cada persona en su realidad.

 

Consideramos que la participación en la vida de los Colegios Mayores y Residencias Universitarias no se ha de concebir como una simple iniciativa personal. Por tanto, nadie puede sentirse dispensada de ella aislándose o constituyendo grupos cerrados, convirtiendo su estancia en ellos en mero hospedaje.

VALORES

 

En nuestros Centros damos prioridad a los valores propios del estilo dominicano.

Estudio. Constituye la obligación primera y primordial de toda universitaria, y es un medio efi caz para la búsqueda de la Verdad.
Verdad. Es un pilar central del estilo y tradición dominicana. La veracidad es esencial para el desarrollo de una personalidad auténtica y coherente entre el pensar, el decir y el obrar.
Fraternidad. Crea un ambiente de diálogo, responsabilidad, solidaridad y participación en todo aquello que se programe para el grupo de universitarias.
Interioridad. Posibilita el conocimiento de una misma, la observación atenta de la vida, el encuentro con Dios y el mirar al mundo con profundo sentimiento de solidaridad y misericordia.
Silencio. Ayuda a la interiorización y es imprescindible para respetar el estudio y descanso de las compañeras.
Sencillez, apertura y acogida a todos, especialmente entre las estudiantes, las hermanas y el personal colaborador.
Libertad responsable. Facilita el proceso de maduración de la persona para que cada una sea ella misma y desarrolle sus cualidades y posibilidades.
María, modelo de mujer y generadora de vida como ejemplo a presentar a las universitarias